Las Exploraciones de Ithrya

Barcos imperiales y estalactitas vivientes

Salimos los 4 del gremio por la mañana hacia la cueva que esta en el pequeño golfo. Y sí, digo los 4 porque Keiler se quedó dormido así que nos fuimos sin él.
Tomamos el camino corto a través del bosque y nos encontramos con una criatura extraña, parecía ser una mantis religiosa con caparazón de cangrejo, era muy grande para un insecto. La matamos sin problema, y a decir verdad, el nuevo druida si que se lució esta vez. Incluso pudo quitarle el caparazón de manera experta después de matarla. El material es resistente y podríamos encontrarle algún uso. No fue mucho problema acabar con la criatura, tampoco era muy inteligente solo procuren no golpear el caparazón que si es bastante resistente. Finalmente llegamos al acantilado del golfo. Para bajar la pared hasta la costa y entrar a la cueva tuvimos que rapelear un poco. Entrando lo primero que notamos fueron dos caminos, uno hacia la izquierda y otro a la derecha. El de la derecha
bajaba un poco creando un ligero flujo de agua en esa dirección, investigamos un poco más con ayuda de Sorin y su pseudodragon y vimos que desembocaba en una cascada bastante alta. Después descubriríamos que esa cascada llega a una especie de bahía con un barco hundido, pero luego llegaré a eso.
Decidimos tomar el pasillo de la izquierda, este continuaba algunos metros pero a la mitad, de lado derecho, encontramos un cuarto con dos de los ‘cavernicolas’. Iniciamos combate y matamos a uno, aunque el otro alcanzó a escapar. Por lo que vi es mejor atacarlos de lejos ya que en toda la cueva solo 1 contaba con arco, los demás peleaban mano a mano de forma muy violenta y deprendían un olor desagradable. Mantengan la distancia si es posible. En fin, uno escapó por una puerta en la parte de atrás del cuarto, seguimos el camino y nos encontramos con otro cuarto y un pasillo más hacia la derecha. Esta vez el cuarto estaba lleno de lo que parecían ser monedas de oro pero sin embargo, era una trampa. En el momento en el que Bor y Thyrim entraron al cuarto, el techo del pasillo comenzó a colapsarse. Sorin y yo alcanzamos a movernos por la vertiente del pasillo y esquivamos la trampa.
Para nuestra mala suerte las monedas de oro eran falsas y ahora Bor y Thyrim estaban atrapados. Pasó un rato en lo que logramos excavar el derrumbe para sacarlos de ahí pero pudimos lograrlo. Mientras excavamos la mascota de Sorin distrajo a otros cavernícolas que andaban por el área.
Una vez reunidos los 4 seguimos explorando el lugar. Llegamos a un cuarto dos o tres veces más grande que los anteriores. El pobre pseudodragon fue el primero en entrar, por desgracia había 3 cavernícolas esperando nuestra llegada y murió al instante.
Sabiendo que nos esperaban, los demás entramos preparados, eran 2 cuerpo a cuerpo y un arquero escondido detrás de una mesa.
Despejamos el área y encontramos dos cosas curiosas. La primera era una bandera pirata, y la segunda un cuadro con un barco del imperio pintado, así es, un barco de nuestra querida tierra madre en un continente supuestamente recién descubierto. En fin, detrás de la bandera pirata hay unas escaleras que llevan a la copa de un árbol bastante alto en el
exterior pasando por dentro del tronco. Pero antes de salir seguimos por un camino en la esquina derecha del cuarto, el camino llevaba a la bahía con el barco que mencione antes. Sorin vió que el barco guardaba un objeto mágico, así que me amarré una cuerda y fui por el objeto, que se encontraba en la punta no hundida del barco. Regresé con el grupo, abrimos el pequeño cofre, y en él encontramos una bag of holding con una Longsword dentro.
Intrigado por el origen del barco, y ahora más con el óleo que encontramos del barco imperial, quise explorar un poco más el barco. La cabina del capitán podría tener pistas, pero esta se encuentra del lado hundido, así que asome la cabeza
bajo el agua buscando la cabina para nadar a ella. Vi también una estalactita atravezando el barco justo en frente de la cabina (probablemente es la que lo hundió). Nadé hacia el lugar y para mi sorpresa la estalactita estaba viva! Tenía 1 ojo y unos cuantos tentáculos que me agarraron en un parpadeo. Luche por salir del agua mientras los demás jalaban la cuerda
para regresarme a la orilla. Logré safarme y salir a la superficie del barco, pero la criatura me siguió. Caí inconsciente. Desperté ya con el grupo pero la estalactita viviente seguía atacándonos, no parecía recibir mucho daño, incluso llegaron a cortar un tentáculo pero otro creció en su lugar.
Nos retiramos en cuanto pudimos por las escaleras que mencioné antes. En la cima del árbol pudimos ver un río lejano que continúa hacia el norte, y un golfo al noreste mucho más grande del que estábamos. Comenzaría a obscurecer pronto así que regresamos sin más al gremio.

Comments

BeniitoJuarez

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.